bot-basesbot-vendimia
Estas aquí:
SUSCRIBE AQUÍ TU PAC

Plan Estratégico 2020 Mercado internacional: ¿Mito o realidad?

La industria del vino chileno se ha planteado un gran desafío para alcanzar el año 2020 unas exportaciones de vino que lleve a Chile a recibir US$ 3.000 millones por ese concepto, alcanzando un precio promedio de más de US$ 35 por caja lo que equivale sobre 700 millones de litros, que sumados a los 17 litros per cápita de consumo que las mismas autoridades se han propuesto para ese año y proyectando, según las estadísticas solo a 18.2 millones de habitantes en nuestro país en el año 2020, se alcanza a 309 millones de litros que sumados a las exportaciones de vinos a granel y otros envases, estimadas en 250 millones, nos da una suma sobre los 1.250 millones de litros de vinos, cifra que en la actualidad los viñedos no pueden producir, ya que según el Servicio Agrícola y Ganadero solo existen hoy día alrededor de 125 mil hectáreas que no pueden entregar el total de los vinos de la calidad deseada.

 

Para alcanzar la meta propuesta, los viticultores deberían plantar al menos 35 mil hectáreas para llegar a tener un total de 160 mil hectáreas y estas tendrían que producir en promedio, sobre las 10 toneladas por hectárea, lo que a mi juicio es tremendamente difícil, dado la ubicación y la antigüedad de los viñedos chilenos, su terroir y según investigadores, falta de producción constante debido a que la mayor parte del viñedo no es clonal. Si a lo anterior se suma el valor de la plantación (US$ 525 millones costo de una plantación tecnificada) y la espera de 3 años para obtener la primera producción, veo aun mas difícil lograr la meta propuesta.

Por otro lado si se analiza la situación del mundo consumidor de vinos chilenos, se observa una crisis grave en los países comunitarios, también en los Estados Unidos de América y en menor grado en algunos países consumidores de Latinoamérica. ¿Qué nos queda? Sin duda el Asia y dentro de ella, principalmente China que cada día más demanda los vinos de Chile, pero la
pregunta es ¿será capaz el Asia de consumir todo lo que actualmente no están adquiriendo los países que importan vino chileno? Yo no me confiaría, debido a que decenas de países productores como el nuestro, están buscando el mismo mercado, ya que dada la situación económica del mundo a ellos le pasa lo mismo que Chile o incluso peor. Difícil situación.

Si se analizan las cifras proyectadas por Ocde (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico), donde Chile es parte de ella junto a otros 33 países, el escenario no mejora, ya que esta organización predice que los países miembros crecerán su Pib solo en un 1.6% este año y 2.2% el 2013. Ahora mirado al año 2020, se proyecta que Chile tendrá un Pib promedio de no más que 4%, comparado con Estados Unidos con un promedio de menos de 2% y Europa no más de 1.8%. Otra vez la salvación estaría en países como China que lograría un crecimiento promedio de su Pib de un 6% e India con 6.7%, por lo cual sugeriría poner algunas fichas desde ya en este país, que por motivos religiosos consume poco vino.

No me cabe la menor duda que desde un punto meramente cualitativo, nuestro país puede exportar su vino a precios mucho mayor al actual precio promedio cercano a los US$ 29 por caja de 12 botellas, ya que Chile posee condiciones naturales para producir uvas de alta calidad lo que, sumado a buenos empresarios, buena tecnología, buenos Enólogos y Viticultores, el resultado es y seguirá siendo muy bueno. La gran duda que a mí surge, es que si será posible o no, que los cientos de productores chilenos pueden subir sus precios tan violentamente y seguir viviendo. Mi modesta opinión se acerca más al no, creo que la mayoría de ellas, saldría del mercado para siempre y probablemente se convertirían solo en empresas exportadoras de vino barato.

Por otro lado surge la interrogante si otros países como por ejemplo, Francia, Italia o España permitirán que el vino Chileno se meta en esos nichos donde actualmente ellos están o si los consumidores internacionales reconocerán una posición distinta a la que el mercado mundial tiene sobre los vinos chilenos como bueno, bonito y baratos.

En síntesis creo que la industria vitivinícola chilena para alcanzar el objetivo planteado, debe trabajar muy unida bajo un precepto único: que todos los actores que hoy conforman este rubro salgan bien parados, tanto los pequeños, los medianos y grandes productores, de lo contrario seguiremos viendo que Chile sigue exportando algunos de sus v vinos a US$ 16 o US$ 18, la caja de 12 botellas.

Sergio Correa Undurraga
Ing. Agrónomo-Enólogo
Consultor Internacional.

Imprimir PDF

subir

Copyright © enologos.cl 2017

Diseño Ampersand